Errores verbales

errores verbales

El verbo dota de vida a la lengua. Nos pone en conocimiento de qué acción se desarrolla con exactitud, es como un motor que necesita de unos cuidados precisos, ya que tiene un engranaje complejo. Y la cosa se complica en lenguas como el español, donde hay un prisma variado de verbos personales, impersonales, defectivos, transitivos, intransitivos, regulares e irregulares con sus múltiples tiempos y conjugaciones. Con tanto mecanismo verbal, los errores pueden llegar a ser comunes entre los hablantes de habla no hispana, pero, ¿qué ocurre cuando el hablante es español y comete errores verbales?, ¿cuáles son los errores más comunes?

VERBO HABER

Las formas impersonales del verbo haber por definición son singulares. Por ejemplo:

-Había muchas personas en la fiesta.
-*Habían muchas personas en la fiesta.

-En el concierto había millones de personas.
-*En el concierto habían millones de personas.

En ambos ejemplos, la segunda frase el errónea, ¿pero por qué ciertos hablantes inciden en el error? El origen puede llegar a ser muy lógico: considerar que los sustantivos que acompañan al verbo son el sujeto de la oración y por tanto deben concordar con él, cuando, por definición, las oraciones impersonales carecen de sujeto. Si observamos los ejemplos anteriores citados, veremos que personas son complementos directos y, por lo tanto, no requieren la concordancia con el verbo.

PERÍFRASIS VERBALES

Como ocurre en otros ámbitos de la vida, se produce un proceso de analogía con las formas impersonales de otros verbos como en poder, soler, deber o ir a. En estos verbos pasa lo mismo que con el verbo haber, cuando entre ambos forman una perífrasis.

-En el colegio puede haber trescientos niños.
-*En el colegio pueden haber trescientos niños.

-En el concierto de Extremoduro debe haber muchas medidas de seguridad.
-*En el concierto de Extremoduro deben haber muchas medidas de seguridad.

Estos errores verbales son más corrientes en según qué zonas geográficas, así que es más fácil que nos encontremos tales fallos en comunidades autónomas como Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares, ya que en su propia lengua no serían errores.

MECANO

Ya veis que el motor verbal no es tan sencillo como parece, y si no que se lo digan a Mecano, que popularizó la s en la segunda persona del pretérito perfecto simple de indicativo: amaste/amastes, comiste/comistes, hiciste/hicistes... El grupo Mecano grabó en 1989 La fuerza del destino, y en uno de sus versos Ana Torroja cantó Y tú contestaste que no. El disco fue muy vendido, así que imaginad la de tímpanos rotos que habría en aquella época. Yo soy de la opinión de que todos los errores gramaticales y sintácticos tienen una explicación bastante coherente, y en este caso la encontramos en que todas las segundas personas de singular terminan en s: contestas, contestabas, contestarás, contestarías, contestaras, contestases…

VERBO PREVER

El contagio entre tiempos verbales de un mismo verbo no solo se da en contestar, como es de suponer. Encontramos un buen ejemplo en el verbo prever. Ciertos hablantes abusan de tal verbo y añaden una e: *preveer por contagio del verbo proveer. Y el contagio, se extiende en todos los tiempos en que proveer incluye la y y actúa como espejo distorsionado en el verbo prever: *preveyó, *preveyeron, *preveyeran o *preveyesen, etc.

Como su propio verbo indica, prever quiere decir «ver antes», y se conjuga como ver. Pensadlo, nadie diría *veyó, sino vio, lo mismo que a nadie debería ocurrírsele decir *preveyó, sino previó.

 

Lo malo de todos estos ejemplos nos los podemos encontrar en medios de comunicación bastante prestigiosos, medios que escriben el error antes de consultar el diccionario en línea de la RAE, un diccionario que te permite conocer no solo la definición de los verbos sino ver todos sus tiempos, ¿a que parece algo mágico? El diccionario, consultad el diccionario, ese nunca nos fallará y nos iluminará el camino en nuestros errores verbales más comunes.


Fuente:

-Isaías Lafuente (2014), Y el verbo se hizo polvo, Barcelona: Espasa.

 

Entrada anterior
El mágico mundo de las abreviaturas
Entrada siguiente
La clonación de los verbos terminados en -izar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Estoy de acuerdo y acepto la política de privacidad. *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Entradas relacionadas

Menú